Sociedad

La Argentina de Milei: Puso en venta un riñón para poder alquilar

Cuando parece que ya nada sorprende, aparece algo que corre el límite del asombro. Publicado en el periódico El Diario de la ciudad de Villa María, Córdoba, la noticia dio cuenta de la decisión tomada  la semana pasada por Franco Altamirano. Hoy, la familia estaría siendo asistida para evitar que cometa un delito, aunque ya tenía un posible comprador.

Puso en venta un riñón para que seis niños no queden en la calle

Franco Altamirano tomó la drástica decisión porque el fin de semana debe dejar con su familia la casa que alquilan. Habría una solución para ellos

Franco Altamirano, un villamariense de 45 años, dice que no quiere “que le regalen nada”, pero ve a sus hijos y, sin pausa, sus ojos se humedecen detrás de sus anteojos. Lanza entonces un dogma de buen padre que se transforma en certeza:?“No quiero que a ellos les pase nada”.

Horas antes, su nombre no se había mediatizado, pero iba camino a ello porque?había publicado en redes sociales una venta inédita: la de un riñón, como si fuera la última opción drástica de un papá desesperado, que no quiere ver a sus pequeños durmiendo en la calle. Tampoco lo quiere Marcela, su compañera, con quien decidió recibir a elDario para contar una historia tan particular como la decisión del hombre.

La familia

Donde se pierde la calle Mendoza, casi al fondo del barrio San Martín, los seis niños de Franco y Marcela juegan en una esquina, pero inmediatamente se aferran a sus padres porque saben que algo pasa cuando tienen que contar la historia.

Alrededor de la mesa, una niña de 8 años es acompañada por niños de 8, 6, 4 y dos de 5 que son mellizos.

De los seis pequeños, cuatro son hijos de Franco y dos de Marcela. “Todos van a la escuela”, aclaran. Y?uno parece que está acostumbrado a saludar primero, con la palma de la mano chocando con la otra, amigable, sin timidez.

Franco cuenta que su exmujer tuvo “un problema” y decidió irse hace dos años.

“Me quedé solo con los cuatro chicos. Estuve dos semanas muy mal y llegué a pensar en regalarlos, pero vino mi hermana y me hizo la cabeza;?me levanté y le di para adelante. Hoy no quiero que les pase nada”, comenta. 

“Empecé a remarla solo hasta que apareció ella, que fue muy importante”, agrega, señalando a Marcela.

Después cuenta que ya debió afrontar otro caso desesperado cuando los mellizos sufrieron problemas pulmonares.

La cuenta regresiva

Marcela relata que el momento de desesperación surgió cuatro meses atrás, cuando sabían que debían dejar la casa que hoy alquilan.

“Esta casa es de una amiga que me alquila; me aguantó bastante, pero ella fue mamá hace poco y se viene a vivir acá; se nos venció el contrato y el sábado tenemos que entregar la llave”, indica Franco.

Marcela dice que vienen moviéndose por una solución.

“Fuimos a la Municipalidad y  al Hospital viejo (el Centro Cívico del Gobierno provincial)?con la asistencia social; nos dijeron que buscáramos para alquilar, pero no encontramos porque piden garantías, recibo de sueldos. Son alquileres muy altos”, reconoce.

Pasaron los días y entonces Franco tomó la decisión:?vender un riñón, algo que es ilegal en el país, más allá de ser un anhelo del actual presidente. “No me quedaba otra y le dije a ella que nosotros dos podemos quedarnos abajo de un puente si tenemos que hacerlo;?no se me cae la cara de vergüenza para eso, porque es la realidad, pero mis hijos no;?ellos no pueden quedarse así con este frío”, resume.

Un comprador

La curiosidad es que, en menos de 24 horas, a Franco le apareció un supuesto comprador del riñón, de otra provincia, que vio la publicación en las redes y hasta se animó a ofrecerle un dinero importante.

En materia penal, la venta del  órgano propio no está regulado, pero sí el tráfico.

No obstante, el problema está en esta línea peligrosa que se cruza porque “no queda otra”, como le sucedió a Franco.

Fue el Papa Francisco quien una vez habló del tema como “la cultura del descarte”, apuntando a que “los pobres descartados son el caldo de cultivo para la trata de personas”.

Esa filosofía del descarte funciona quitando esperanzas y te lleva a entregar, en la Ley de la Selva, casi lo último que te queda, tu cuerpo.

 

El salvataje

La noticia de la venta del riñón fue subida anoche a nuestra página web y a redes sociales.

En cuestión de minutos, decenas de villamarienses ofrecieron una mano, sin pensarlo,  muy por encima de algún comentario inhumano, que destruye y no construye.

Y esa solidaridad abrió puertas que Franco tuvo cerradas hasta ayer.

También el municipio se movió y desde el Instituto de la Vivienda ya se comunicaron con el vecino para encontrar una urgente solución.

Fue el propio Franco que anoche, emocionado, llamó a la Redacción y dijo que la venta del riñón ya no está como primera opción y que otro sueño sería posible. Su voz transmitía emoción por el teléfono, mientras detrás se oía a sus niños jugar.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba